‘Doctor Extraño’: Dimensión Divertida (¡es la fiesta!)

Cada vez resulta más difícil valorar las películas del Universo Cinemático Marvel, teniendo en cuenta eso. Que forman un todo y que se rigen por sus propias leyes. Cómo, si no, podrían plantearse excentricidades como detener el esquema narrativo de ‘Los Vengadores: la era de Ultrón’ para meter un cortometraje que explique la génesis de su nuevo Spider-Man. Cualquier decisión que se tome en una película sirve al interés general de la franquicia, por difícil que resulte de asimilar a corto plazo.

De ‘Doctor Extraño’ se puede decir que es una película hecha con plantilla. Es la tópica historia de un personaje en las antípodas de lo heroico que tiene una epifanía y, tras ciertos momentos de reajuste, termina abrazando su destino, salvando el mundo y, en una coda final, manifestando que está preparado para lo que tenga que venir. Siendo esto que tiene que venir, casi con toda seguridad, una película de Los Vengadores.

Está claro que a Marvel la plantilla le funciona. Lo de ‘la fórmula del éxito’ describe a la perfección el chollo que han encontrado. Sirve igual para presentar los pilares de la saga (por lo menos Iron Man, que el resto venían héroes de serie) como para introducir personajes secundarios como un Ant-Man o un Doctor Extraño. Veremos si también un Pantera Negra, aunque con este también invirtieron ya preciosos minutos en la última de Los Vengadores.

El hecho de que a Marvel le sirva la plantilla no quiere decir que no me parezca mejorable. Por un lado, aprecio que la sensación de ver todas estas películas se parezca mucho a la experiencia con los cómics: las tramas locas, los crossovers imposibles y el mogollón de personajes con poderes cada vez más límite. Pero lo que en los cómics me parece entrañable, en las películas me llega a molestar. Y no tengo ni idea de por qué. Estoy abierto al debate.

En ‘Doctor Extraño’ no llegan al nivel de “tu madre se volvió subatómica” de ‘Ant-Man’ pero los brochazos con los que pintan la historia en algunos aspectos me desorientan. ¿Será porque pretenden encubrirlos con fuegos artificiales y brilli brilli? Me voy a poner en plan Carrie Bradshaw nerda: ¿me enternece que los cómics sean como son en su candidez y modestia, mientras que las pelis de alto presupuesto y soberbia de medios me ponen a la defensiva?

Por ejemplo, uno de los elementos más valorados de ‘Doctor Extraño’ es su increíble despliegue visual. Y, sí, llevan un paso más allá los famosos planos de ‘Inception’ de la ciudad doblándose sobre sí misma, lo cual sitúa la película, ya de entrada, por encima del anuncio del Nissan Qashqai. Pero por más que la puesta en escena sea inmejorable, yo no puedo evitar sonreír ante la cantidad de cosas que dicen en mayúsculas, asumiendo que con eso ya está explicado todo: Dimensión Espejo, Dimensión Oscura, Anillo Doble… Eso sí, lo que de verdad importa lo dicen bien clarito: “Hola, mira, esto de aquí es una Gema del Infinito”. Claro que también lo dicen en mayúsculas, ahora que lo transcribo. Pero, claro, lo de las gemas ya viene explicado de antes. Bueno, tampoco de mucho antes. Lo explicaron en ‘Guardianes de la Galaxia’, si no recuerdo mal, pero aplicaba con efecto retroactivo hasta el Teseracto.

¿Veis a lo que me refería? Ni siquiera puedo decir con la boca llena que ‘Doctor Extraño’ se siente inconclusa o está mal explicada porque antes de abandonar la sala ya sabes que (uno) Strange estará en la próxima película en la que salga Thor y (dos) habrá ‘Doctor Extraño 2’ y ya tenemos villano. Cualquier duda que te quede sobre cómo funciona la movida esta de dimensiones y portales te la resolverán en algún momento que les convenga mejor.

Así que, respondiéndome a mí mismo, sí. Cuando me siento a ver una película de la Marvel subo el listón respecto a los cómics inconscientemente. Primero me enfado un poquito porque no se lo curren tanto como deberían y luego vuelvo a mi ser, porque al fin y al cabo estas cosas las hacemos para pasar el rato. Debería limitarme a disfrutar de la batalla de pómulos entre Benedict Cumberbatch y Mads Mikkelsen. Que sobre el trabajo de casting de la Marvel no me vais a oír  ni media protesta.

Y, no. ‘Doctor Extraño’ no es una película divertida. Por lo menos no en plan “ay, que me desorino, qué de risas colega”. Me apetecía titular esta entrada en plan homenaje a Paco Pil, aunque el 99% de lectores de este humilde blog no sepáis quién es, ni ganas que tenéis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este blog usa Wordpress, así que debo pedirte que aceptes la política de cookies antes de seguir navegando.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies