‘Paris-Austerlitz’: el amor es esto

“Que andamos justos de genios”, le cantaba Ana Torroja a Salvador Dalí con la esperanza de que se reencarnara en cualquier cosa. Después de leer la novela póstuma de Rafael Chirbes dan ganas de intentar convencerlo de que vuelva, también.

En apenas 150 páginas Chirbes consigue meter el amor. Todo entero. El irracional de los principios, donde no importan las diferencias entre los amantes y cualquier escenario es bueno en tanto que contenga tanta pasión. El frágil de cuando flaquean las expectativas y pesan los silencios. Y, finalmente, lo que sea que quede después, dependiendo de la versión de los hechos. Desde la amistad forzada o el afecto hasta los reproches y la desesperación desnuda.

Pero si sólo fuera eso… En ‘Paris-Austerlitz’ también caben reflexiones sobre cómo decidimos dirigir nuestras vidas. En qué punto estamos dispuestos a conformarnos aun sabiendo que nuestras decisiones vitales son subjetivas, relativas y falibles. Cómo nos condiciona el peso de nuestro contexto y educación, empezando y terminando por la familia. Chirbes, además, se las apaña para darnos a conocer el París marginal de los años 80 y darnos una escalofriante pincelada sobre la epidemia del SIDA. Y luego ya lo que cada uno encuentre en las páginas de la novela, que esto de leer es un viaje subjetivo.

Lo mejor es que el autor no es (era) de esos con más declaración de intenciones que talento. La novela se lee fácil. Otra cosa es que se asimile igual de bien. El protagonista de esta historia nos habla directamente, en primera persona, y lo que nos cuenta es bonito solo a ratos. Chirbes se permite jugar con el lenguaje, pasarse por el forro la coherencia gramatical, para reproducir con precisión una voz que anda entre la nostalgia y el arrepentimiento.

Es triste que una historia de amor termine en una confesión para aliviar la culpa. Pero en esta novela, como en la vida, no hay buenos y malos. Ni siquiera hay decisiones cuestionables. Sólo las ganas que tengamos de torturarnos con lo que podría haber sido y no fue.

‘París-Austerlitz’ de Rafael Chirbes está editado por Anagrama (como toda la obra del autor, de hecho) y la foto de portada, que he mutilado vilmente para ilustrar esta entrada, tiene copyright de George Azenstarck / Roger-Viollet.

Un comentario sobre “‘Paris-Austerlitz’: el amor es esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este blog usa Wordpress, así que debo pedirte que aceptes la política de cookies antes de seguir navegando.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies