Categorías
Ita dicimus omnes

‘Scream Queens’: el loco desván de juguetes rotos de Ryan Murphy

‘Scream Queens’ es una serie Ryan-Murphy de manual: una idea poderosa, una primera temporada a la que le cuesta encontrar el tono y, a partir de ahí, la locura más delirante. La suerte, en este caso, es que la serie es lo suficientemente absurda como para que no se note el desatino. O para que no importe, mejor dicho. Eso sí, ya queda a la consideración de cada uno que merezca la pena tragarse capítulo tras capítulo por el chascarrillo ocasional o la siguiente burrada.

Tras el experimento de la primera temporada, ‘Scream Queens’ se reajusta un poco en la segunda, más consciente de sí misma, dejando caer todo personaje o trama con el mínimo atisbo de racionalidad. Supongo que Ryan Murphy puede permitirse aún este tipo de caprichos, porque por otro lado sigue produciendo series como ‘The People VS O. J. Simpson: American Crime Story’. Si no, de qué.

Lo más interesante de todo es, sin duda, que en estos proyectos tan punks encuentran refugio actores que han visto tiempos mejores. Ya sea actores con su carrera solucionada, que sólo quieren pasárselo bien ante las cámaras otra vez, o bien actores cuya trayectoria quizás no ha ido como se esperaba de ellos y pretenden reinventarse, reírse de sí mismos o pagar facturas. Sin ser ninguna de ellas excluyente de las otras.

Ya habíamos visto este tipo de travesuras en la temporada anterior, con Ariana Grande haciendo el papel de su vida o el chico este Jonas iniciando su carrera de quitarse la camiseta con la mínima excusa. Pero la lista de juguetes rotos con el que el pequeño Murphy pasa el rato en el desván no para de crecer:

Jamie Lee Curtis: La ‘scream queen’ por excelencia. Sin ella, esta serie no tendría sentido. Aunque su personaje es más ‘Un pez llamado Wanda’ o ‘Mentiras arriesgadas’. Pero es ella. Y está estupenda.

Emma Roberts: He perdido la cuenta de las veces que la he visto interpretando este mismo papel. Hasta que el éxito en el cine llame a la puerta, la chica se va fogueando en estas cosetas. No me canso de verla.

Abigail Breslin: Remember Little Miss Sunshine? This is her. Feel old yet? Me tiene ganado esta chica, abonada al género loco desde ‘Zombieland’.

Billie Lourd: Que no se diga que a la hija de Carrie Fisher sólo la sacan en las pelis nuevas de ‘Star Wars’. Su personaje en ‘Scream Queens’ y, sobre todo, su estudiada desidia son sensacionales.

Lea Michele: Revelación en Broadway, estrella de ‘Glee’, la nueva Barbra, viuda de América y parte de Canadá… no sé sabe muy bien qué es Lea Michele, pero es que parece que ni siquiera tenga un plan.

Taylor Lautner: El mozo lobo de la saga ‘Crepúsculo’. Siempre habrá alguien más joven e igual de cachas bajando la escalera detrás de ti. Quizás por eso, tras hacer un par de películas regulares, Taylor engordó y… el resto es historia. De perdidos al bollo.

John Stamos: Él nunca ha engordado (que yo sepa). Pero estamos ante un hombre que tuvo que prestarse a salir en ‘Madres forzosas’. Yo creo que lloró cuando le ofrecieron este papel.

Kirstie Alley: A veces se olvidan de que su personaje sigue en la serie, pero tiene una presencia amarga y malrollera deliciosa.

Estos serían los nombres principales. Pero en la categoría de ‘extras y caemos’ podemos seguir encontrando oro puro: Charisma Carpenter (por siempre Buffyverso), Colton Haynes (pensó que esto era mejor que ‘Arrow’, fíjate), Jerry O’Connell (actual marido de la ex esposa de John Stamos, ¡meta!) y hasta Amy Okuda (una que salía en una cosa llamada ‘The Guild’, pero es que eso ya es rascar mucho y tampoco vendría a cuento).

Esto es ‘Scream Queens’. Vienes por las risas. Te quedas… No sé muy bien por qué te quedas.

 

Categorías
Ita dicimus omnes

‘Westworld’: la nueva [rellene la línea de puntos]

‘Westworld’ es la nueva ‘Juego de Tronos’, igual que es la nueva muchas cosas más. Las referencias, paralelismos y deudas son múltiples y, al final, sólo es cuestión de tomarla (o dejarla) por el lado que más nos afecte.  Estos son los míos:

La nueva versión de un guión de Michael Crichton

Reducir a Crichton a un señor que escribía sobre humanos fallando estrepitosamente en lo de ser dioses es de un reduccionista que insulta. Lo jodido es que en este caso, funciona. No veo forma digna de sortear la contundencia de la comparación: ‘Westworld’ es como un ‘Parque Jurásico’ de robots. Pero sin niños. Ni chistes. Por si sirve de algo.

Por cierto, no sé de dónde sale lo de que ‘Westworld’ era una novela, pero no. Michael Crichton escribió una película, que dirigió él mismo.

Por cierto, que aún no asimilo que Michael Crichton muriera. Hace ya 8 añazos.

La nueva sensación geekomainstream

Lo que antes era de friquis ahora es de tu vecina la Carmen y sus amigas de la autoescuela. Los cómics, las historias de zombis, la fantasía épica… ‘Westworld’ llega en un momento en que el público está receptivo a las historias de ciencia ficción. No hace falta saberse las Leyes de la Robótica para disfrutar la serie ni comprender a qué se refieren con lo de «superar el test de Turing». Quizás el consuelo es que Asimov ha trascendido de forma que ya es parte del hilo con el que se tejen la historias.

La nueva serie del guionista de ‘Person of Interest’, los ‘Batman’ de Nolan y ‘Memento’

Que, por cierto, se llama Jonathan Nolan. Y, sí, es el hermano de. Aunque ‘Westworld’, de hecho, la han parido a medias con su esposa, Lisa Joy. A ella la sigo menos, pero si tengo algo así como un lector fiel ya sabrá lo que pienso de ‘Person of Interest’.

La nueva serie de J.J. Abrams

Aunque sea como productor ejecutivo. Pero está ahí. Me imagino a Jonathan Nolan y Lisa Joy tomándose un café en el Starbucks con Abrams (porque J.J. seguro que no tiene despacho) y diciéndole «bucles temporales» como quien conjura ‘wingardium leviosa’. Seguro que dio igual si lo dijeron bien o no, porque no hace falta mucho más para que Abrams te compre la idea.

La nueva ‘Perdidos’

Quiero pensar que han aprendido de sus errores y que en ‘Westworld’ están más moderados. Pero el planteamiento de misterios y claves visuales es constante. En ese sentido, en la experiencia de ver la serie resuena la de seguir ‘Perdidos’, enganchado a foros de discusión y comentando online capturas de pantalla aleatorias.

Sí, yo soy de los que ha destripado los títulos de crédito porque leyó nosedonde que ahí estaban todas las claves de la temporada.

La nueva serie de HBO

Como batiburrillo de todo lo anterior, ‘Westworld’ se sabe una serie de pata negra, llamada a llenar huecos. Quizás aún no existen esos huecos pero, oye mira, ya la tenemos aquí.

Por un lado, esto permite a la serie contar con un presupuesto generoso a la altura de los retos planteados y, con lo que sobra, pagar actores que pueden estar en sus horas bajas pero aportan el prestigio necesario. Creo que ni el hater más vociferante puede negar que ‘Westworld’ es bonita.

Pero por otro lado, esto de que la serie se haya construido consciente de lo que es, cual robot de parque temático, me vuelve loco. Que a mi lo meta me chifla y no atiendo a más razones. Si hay algo que me ha hecho aplaudir durante toda la temporada ha sido el juego de espejos que se ha ido desplegando tanto dentro de la narración como hacia fuera. Desde el hecho de que el compositor de la banda sonora haya sido Ramin Djawadi (aquí la referencia a ‘Juego de Tronos’ es obvia como una prostituta en un saloon) y la genialidad de versionar temas modernos en la pianola hasta escenas como la de la orgía (que más que erotismo desprendía metaficción a cada plano).